ABRIL

Ya no había espacio, no.
Ya no oía nada y aún así lo escuchaba todo.
Rodeada de gente, rodeada de silencio.
Nada.
 A lo mejor era que había intentado escribir un poema pero le había salido al revés. No tenía sentido.
Le hubiera gustado tocar el piano pero no sabía, le habría gustado cantar pero no le salía la voz, como en aquel sueño que aún le seguía recordando todos los miedos que tenía. Tan solo le quedaba escuchar la música de fondo, si es que la había, y escribir algo sin sentido para nadie pero con muncho sentido para la única persona que lo leería.



Se prometió salir de la niebla y volver a sentir el calor en el cuerpo, no volvería a dejar que el frio la encerrase. La gustaba el frío pero no aquel, y lo dejaría. Si. lo haría.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MG